martes, 24 de mayo de 2011

Galápago leproso en Txingudi

Resulta frecuente que algunas personas, ante la dificultad de mantener en casa a sus galápagos domésticos, los acaben soltando en el humedal. Es una práctica desaconsejada, pues en su gran mayoría se trata de especies alóctonas, provenientes de ámbitos biogeográficos distintos del nuestro, y hoy se considera que la introducción de una especie exótica en un ecosistema altera el flujo de energía con efectos imprevisibles.


Hace unas semanas recibimos la visita de Nekane, una joven hondarribitarra que nos trajo una tortuga que había encontrado en Kosta (Hondarribia). En la mayor parte de los casos, suele tratarse de tortugas domésticas, casi siempre galápagos de Florida (Trachemys scripta), así que desaconsejamos su suelta al medio natural y recomendamos su cesión a un centro autorizado para su custodia. Esta vez, sin embargo, el ejemplar despertó nuestras sospechas, y requerimos la ayuda de Leire Paz, bióloga experta en seguimiento de galápagos autóctonos y exóticos, que la identificó como un galápago leproso (Mauremys leprosa) hembra de avanzada edad. El galápago leproso se considera una especie autóctona en la península ibérica, aunque es poco probable que sobrevivan poblaciones en Gipuzkoa. Por lo general, los pocos ejemplares que se localizan aquí parecen deberse a traslocaciones espontáneas. El ejemplar fue marcado y liberado en Plaiaundi.










Nuestro agradecimiento a Nekane y Bruno, por su paciencia y motivación, y particularmente a Leire, por su inmejorable disposición y buen hacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada